Jugamos tejo con cerveza artesanal en mano

Tejo es el deporte nacional en Colombia.

Tejo La Embajada - Espacios

Hace más de 500 años, los Muiscas, la comunidad indígena que habitó Bogotá y la planicie cundiboyacense, crearon el turmequé o tejo. De su origen poco se conoce, pero sí que se trataba de una ofrenda para los dioses, que se practicaba cerca de un afluente y se hacía con discos de oro.

En Tejo La Embajada exaltamos esta actividad ancestral, y aunque no jugamos con metales preciosos, sí lo hacemos frente al afluente de nuestros grifos de cerveza artesanal y como ofrenda a todos los que construyen una nueva colombianidad.

Somos Cervecería Non Grata y les damos la bienvenida a nuestro pub.

Quiero jugar tejo

Celebraciones Especiales

Conviértete en Embajador

Tejo La Embajada | Cerveza Artesanal

El primer Tejo Artesanal.

Siendo una cervecería artesanal, se podía esperar que nuestro pub fuera todo menos un tejo. Lo convencional hubiera sido montar una taberna estilo inglés, con madera, luces tenues y rock.

Sin embargo, no somos una cervecería convencional. Desde que la fundamos hace 5 años, hemos declarado que Cervecería Non Grata está en el medio de cerveza y diseño.

Por eso, decidimos tomar la taberna colombiana por naturaleza, el tejo, y verla por primera vez a través del lente de la cerveza artesanal. Así nace nuestro pub, que logra un maridaje memorable entre la esencia del tejo y la innovación del diseño.

La cervecería detrás de Tejo La Embajada.

Somos Cervecería Non Grata y estamos en el medio de cerveza y diseño.
Nacimos para generar disrupción que provoque nuevas formas de pensar y de disfrutar. Nos dedicamos a darle un nuevo significado a las cosas y a facilitar que otros se lo den a sus entornos.

Hacemos cervezas de amores y de odios porque entendemos que la diversidad del placer no cabe en una sola botella. Por eso experimentamos para alimentar el alma creativa que se fermenta por dentro y aturde los límites de los sentidos.

Somos zorros y zorras, sin importar lo que eso represente para el resto. Sobrevivimos a partir de la astucia, de ser recursivos para hacer mucho con poco, de disfrutar cada momento.

Nuestra causa no podrá morir porque con cada botella que se destapa, nace nuevamente la intención de pensar y de disfrutar un nuevo mundo.